El número de personas que reconoce consumir tabaco diario se ha incrementado hasta el 34%, además de aumentar dos puntos porcentuales la población que consume cannabis, que pasa a ser la sustancia ilegal más consumida en la población española, según los últimos datos presentados por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas

El consumo de todas las drogas, excepto el cannabis y el tabaco, se ha estabilizado en los últimos dos años en la población española de 15 a 64 años, según se desprende de la Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES) 2017-2018, de la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas y que fue presentado ayer por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.
 
Los datos de EDADES 2017-2018 confirman que las drogas consumidas por un mayor porcentaje de personas son las legales. En primer lugar, el alcohol (el 75,2% de los encuestados lo ha consumido en el último año; el 77,6% lo hacía en 2015) y en segundo lugar el tabaco (el 40,9% ha fumado tabaco en el último año, respecto al 40,2% en 2015). Los hipnosedantes (con o sin receta), son la tercera sustancia (11,1% actual por 12,0% en 2015) y en cuarto lugar se sitúa el cannabis (11,0% por 9,5% en 2015).

Los Estados miembros de la UE han apoyado una propuesta de la Comisión Europea para reducir la presencia de ácidos grasos trans en los alimentos con el objetivo de proteger la salud de los consumidores y promocionar la ingesta de productos más saludables

Bruselas destacó, en un comunicado, que diversos estudios científicos, incluido uno reciente de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han subrayado en los últimos años que la ingesta de este tipo de grasas debe ser "lo más baja posible" para evitar riesgos sobre la salud. De ahí que se acordó fijar un tope de dos gramos de grasas 'trans' por cada 100 gramos de grasa.
 
El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, celebró la postura de los gobiernos de la UE y ha advertido de que el creciente consumo de grasas 'trans' ha sido "una gran preocupación" para los médicos "durante muchos años".

"Este voto favorable es un paso adelante porque provocará acciones concretas para eliminar las grasas 'trans', en beneficio de los ciudadanos europeos", subrayó, que pìdió celeridad para completar el proceso de adopción de la normativa para que pueda aplicarse cuanto antes.

La normativa debe ser examinada ahora por el Parlamento Europeo, que dispone de dos meses para pronunciarse. Se espera una adopción final del Reglamento para la primavera de 2019.

FUENTE: medicosypacientes.com

Esta semana en la que se conmemora el 70 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos (1948), Unión Profesional ha querido sumarse a este acontecimiento mundial, destacando la labor que llevan a cabo las profesiones colegiadas para favorecer la protección de estos derechos inalienables e inherentes a todos los seres humanos

La existencia de esta preocupación es colateral con la existencia de Unión Profesional, entidad que proclama la máxima de que solo «se conseguirá la realidad de los Derechos Humanos si existe el efectivo acceso de todas las personas a los servicios profesionales básicos, por tanto, con carácter universal. Ello proporcionará justicia y bienestar, y como consecuencia, la erradicación de la pobreza que es factor esencial para la paz». Además, reconoce la necesidad de buscar las causas que provocan el incumplimiento de dichos derechos, dificultando la posibilidad de que todas las personas mantengan la misma dignidad y el mismo valor.
 
En el marco de búsqueda de las causas profundas, Unión Profesional conformó en el año 2015 y perdura actualmente, un grupo de trabajo sobre asuntos humanitarios, compuesto en su mayoría, por fundaciones y ongs pertenecientes a Consejos Generales y Colegios Profesionales de ámbito estatal, entidades acostumbradas a pisar terrenos donde los derechos humanos son asiduamente vulnerados.

La Organización Médica Colegial (OMC) ha hecho llegar a los Colegios de Médicos el borrador de la actualización del Código de Deontología Médica. De este modo, se abre un proceso democrático y transparente en el que cada Colegio puede trasladar a sus colegiados el borrador de los cambios propuestos al Código Deontológico de 2011, donde figuran importantes novedades, con el fin de que los colegiados presenten sus aportaciones a la Junta Directiva de cada Colegio, que a su vez elevará sus propuestas al Consejo General para estudio, análisis y aprobación, en su caso

El Código Deontológico de 2011 consta de 21 capítulos compuestos por 66 artículos, 228 puntos, más disposiciones adicionales y finales y la actualización está formada por 28 capítulos, 120 artículos, 379 puntos, disposiciones adiciones, finales, índice de términos y glosario.

Esta actualización forma parte de la hoja de ruta que el presidente de la corporación, Dr. Serafín Romero, se marcó al inicio de su mandato debido a los cambios que desde 2011, año en el que se aprobó el Código actual, se han producido tanto en la sociedad como en la profesión médica y que exigen una puesta al día.  El presidente de la OMC ha pedido todo el esfuerzo y la colaboración posibles para que los médicos puedan seguir haciendo gala de un Código, que es referente a nivel internacional, especialmente en el ámbito iberoamericano y que ha dado pie a la carta de principios de la profesión médica de la Confederación Latino Iberoamericana de Entidades Medicas (COMFEMEL). 

La Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales (LOPD) y garantía de los derechos digitales, publicada ya en el BOE y, en vigor desde el pasado viernes, tiene como finalidad la regulación de los derechos digitales de los españoles. Entre otros aspectos contempla la protección de datos personales en el sector de la investigación científica y de los ensayos médicos
La nueva ley de Protección de Datos regula, a través de noventa y siete artículos estructurados en diez títulos, veintidós disposiciones adicionales, seis disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y dieciséis disposiciones finales, los derechos digitales de los españoles, entre los se encuentran el testamento digital, el derecho al olvido, la rectificación en Internet o la protección de los menores en las redes, así como la transferencia internacional de datos.
 
En la normativa se recoge expresamente el deber de confidencialidad, el tratamiento de datos amparado por la ley, las categorías especiales de datos y el tratamiento de datos de naturaleza penal, se alude específicamente al consentimiento, que ha de proceder de una declaración o de una clara acción afirmativa del afectado, excluyendo lo que se conocía como «consentimiento tácito», se indica que el consentimiento del afectado para una pluralidad de finalidades será preciso que conste de manera específica e inequívoca que se otorga para todas ellas, y se mantiene en catorce años la edad a partir de la cual el menor puede prestar su consentimiento.

Asimismo, acomete la tarea de reconocer y garantizar un conjunto de derechos digitales de los ciudadanos conforme al mandato establecido en la Constitución. En particular, son objeto de regulación los derechos y libertades predicables al entorno de Internet como la neutralidad de la Red y el acceso universal o los derechos a la seguridad y educación digital así como los derechos al olvido, a la portabilidad y al testamento digital.