Foto: Toma de posesión de la Comisión Deontológica celebrada el día 2 de febrero de 2017.
De izquierda a derecha: D. Jesús Monforte Porto (Vocal), Dª. Nuria García Martínez (Vocal), Dª. María Elvira Santos Pérez (Presidenta), D. Antonio González Fernández (Vocal), D. Sebastián Martínez Fernández (Presidente del Colegio de Médicos), D. Alejandro Cuadrado Blanco (Secretario), Dª. Felicitas Concepción Tarancón Majan (Vocal), Dª. María Isabel Garrote Pascual (Vocal), D. José Luís Castaño Almendral (Vocal).

Los Médicos que desaconsejen vacunaciones del calendario actual, order actúan de manera “inadecuada y, cure en ocasiones, peligrosa”

La Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) ha aprobado hoy una Declaración de la Comisión Central de Deontología (CCD) de la corporación sobre la Vacunación Pediátrica en la que, desde la ética y la deontología, se considera que los médicos que públicamente o en el ejercicio de su profesión desaconsejen las vacunaciones indicadas en el calendario actual, actúan de manera “inadecuada y, en ocasiones, peligrosa”.

La declaración hace una exposición detallada de lo que es y supone la vacunación para proteger a la población infantil de enfermedades como la viruela, la polio, el sarampión o la difteria, siempre aplicadas con base científica indiscutible y de extraordinaria utilidad para la salud individual y colectiva. Y afirma que las vacunas pediátricas son muy seguras y que los efectos secundarios que aparecen con alguna frecuencia son muy leves y los graves son excepcionales.

Sobre las opiniones en contra de la vacunación infantil, maximizando los efectos secundarios y con especial referencia a los que dicen pueden aparecer a más largo plazo (autismo, enfermedades neurológicas como encefalitis desmielinizante), asegura que en absoluto están fundamentados y considera que con éstos postulados se “desinforma a la población” y se crea una “infundada alarma social”.

La CCD considera que los profesionales sanitarios tienen la obligación y la responsabilidad de recomendar la vacunación, aunque precisa que no todas las vacunas con igual fuerza, pues no es comparable el riesgo que supone tener una enfermedad u otra ni el porcentaje de protección que confiere. Y pone como ejemplo de esto la vacunación contra la difteria, de incuestionable efectividad en una enfermedad que puede llegar a ser mortal.

Leer más...

Así lo ha expresado el Dr. Antonio Blanco Mercadé, presidente de la Comisión de Deontología del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León en esta entrevista realizada con motivo del II Congreso Nacional de Deontología Médica que se celebra en el Colegio de Médicos de Tarragona entre los próximos 7 y 9 de mayo

En esta entrevista con el Dr. Antonio Blanco Mercadé, especialista en Otorrinolaringología, y presidente de la Comisión Deontológica del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León, presidente, además de la Comisión Deontológica del Colegio de Médicos de León, ymáximo responsable de la Comisión Bioética de Castilla y León, reflexiona acerca del error médico y de la Medicina defensiva, entre otros aspectos, llegando a afirmar que ésta, "además de consumir recursos innecesariamente, supone una forma incorrecta de actuar sobre el enfermo".

Precisamente, sobre la mala praxis y las problemáticas éticas ante situaciones conflictivas se debatirá en el II Congreso Nacional de Deontología Médica que acoge el Colegio de Médicos de Tarragona entre los próximos 7 y 9 de mayo.

-¿Es fácil distinguir entre el error médico y la mala praxis?

-No lo es, en primer lugar porque el concepto de error se interpreta de formas distintas, lo que es motivo de confusión. Cuando un médico hace algo mal, aunque sea debido a un pequeño despiste, está cometiendo un error, que en medicina puede originar un daño muy grave. Pero el error no es el daño, sino la actuación incorrecta del médico, que tiene o podría haber tenido como consecuencia un daño en el paciente. Así, no todos los errores llegan a producir daños, como tampoco todos los daños son debidos a errores.

La mala praxis es el incumplimiento del deber médico que produce un daño en el enfermo. Ese deber consiste en aplicar con pericia y con diligencia los medios disponibles con el fin de curar o de aliviar al paciente, de acuerdo con la ciencia médica actual para cada caso concreto (lo que se conoce con el nombre de lex artis ad hoc).

-¿Cree que las presuntas malas praxis deben ser abordadas por las Comisiones Deontológicas o por los Tribunales de Justicia?

-En muchas de las quejas que llegan a una Comisión Deontológica se acusa a un médico de haber cometido mala praxis, negligencia, etc. (el lenguaje es variable y su interpretación también). En principio la Comisión tiene que analizarlas todas llegando hasta donde debe llegar, porque en ocasiones el caso deja de ser competencia suya, cuando la mala praxis es contemplada por la Justicia como falta o delito.

En la práctica puede resultar difícil saber si se ha cumplido bien con el deber médico o si una actuación ha sido incorrecta y pudiera tener relación de causa con el daño producido. Además, el asunto incumbe con frecuencia a profesionales diversos e incluso la organización sanitaria juega un papel importante. Siempre hay que llevar a cabo un análisis minucioso de los hechos y circunstancias, solicitando a veces la opinión de profesionales expertos.

Leer más...