Ilmo. Sr. Dr. D. Sebastián Martínez Fernández

Presidente
Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Zamora

La Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) en su reunión del pasado sábado aprobó una Declaración de la Comisión Central de Deontología (CCD) sobre el secreto médico en la que se indica que ni este ni el derecho a la confidencialidad "son absolutos", sino que existen excepciones cuando entra en juego la salud o la vida de terceras personas. Asimismo, recomienda a los médicos pedir consejo a su Colegio profesional ante situaciones conflictivas relacionadas con estos casos

La Comisión Central de Deontología de la OMC es consciente de que la revelación del secreto médico, aún para proteger a terceros o a la sociedad, plantea al médico un gran problema ético no exento de responsabilidad legal. Ello le ha llevado a elaborar una declaración sobre el secreto profesional, defensa social y protección de riesgos laborales. 

La CCD recuerda que el Código de Deontología Médica permite la revelación del secreto médico en sus justos límites y como algo excepcional en determinadas situaciones. En la actualidad, la concepción del secreto como obligación absoluta ha cedido mayoritariamente frente a un proteccionismo relativo. Existe consenso a la hora de admitir la existencia de excepciones, pero solo cuando entra en juego la salud o la vida de terceras personas. 

El deber de secreto se debe al respeto a la autonomía del paciente, a la existencia de un pacto implícito en la relación clínica, a la confianza social en la reserva de la profesión médica y a la lealtad, por la que se espera que el facultativo haga uso de la información sólo para la finalidad para la que fue recogida. 

La Asociación Médica Mundial, en su revisión de Ética Médica de 2015, manifestó que “la Medicina hoy es más bien una actividad social que algo estrictamente individual y justifica que en casos excepcionales el médico tenga que poner los intereses de otros por encima de los pacientes”. Por tanto, “el secreto médico es esencialmente un bien social y si su revelación resulta positiva para la sociedad, el médico ha de valorar por una parte el bien social que puede significar y, en caso contrario, la revelación del secreto frente al mantenimiento del mismo”.

Leer más...

El presidente del Colegio considera que permitirá atajar con mayor eficacia la violencia hacia los profesionales

"Son reos de atentado los que agredieren o, con intimidación grave o violencia, opusieren resistencia grave a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, o los acometieren, cuando se hallen en el ejercicio de las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas. En todo caso, se considerarán actos de atentado los cometidos contra los funcionarios docentes o sanitarios que se hallen en el ejercicio de las funciones propias de su cargo, o con ocasión de ellas". Es una de las novedades introducidas en el Código Penal, que acaban de entrar en vigor y que recogen una vieja aspiración de numerosas asociaciones profesionales tanto del ámbito sanitario como docente. El presidente del Colegio de Médicos de Zamora, Sebastián Martínez, expresaba su satisfacción por el cambio legal, que deja clara la condición de agente de la autoridad de los sanitarios en el ejercicio de sus funciones, lo que implica que una agresión sea considerada un delito, castigado con mayor gravedad que las faltas.

Efectivamente, el Código Penal dice que "los atentados serán castigados con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de tres a seis meses si el atentado fuera contra autoridad".

Hasta ahora, explica Martínez, cuando los casos de agresión llegaban a los juzgados no siempre los jueces podían apreciar que había un delito y a veces condenaban determinadas conductas como una simple falta. "Lo que queremos es que si alguien le pega un médico, alegue que estaba nervioso y se vaya con una falta leve. Eso es un delito y lleva aparejada más pena y multa económica". Para el presidente del Colegio de Médicos, esta consideración penal hará que aumente la concienciación de todos de que "nos encontramos prestando un servicio público, y porque uno no esté de acuerdo con la decisión del profesional no tiene por qué agredirle, lo mismo que no se pega a un policía o un guardia civil. Para eso están los procedimientos de queja y reclamación al que tienen derecho los pacientes, pero no está justificado agredir a nadie".

El Observatorio de Agresiones al personal sanitario de Castilla y León registró el año pasado 33 incidentes en la provincia de Zamora, con un total de 34 trabajadores afectados.

Fuente: Laopiniondezamora

Los sanitarios en general y el médico en particular es reconocido por la sociedad como el profesional mejor valorado. La atención médica, el acto médico, es una acción que requiere una enorme confianza del paciente y éste así lo entiende cuando llega a la consulta, a la sala de urgencias, a la cama del hospital o al quirófano. Por ello, cuando se produce una agresión a un sanitario, la sociedad lo vive como una afrenta directa.

Una agresión para ser definida como tal, debe ser sentida por el médico como una amenaza hacia su persona o incluso para las personas del entorno que le rodean, compañeros de trabajo o dependiendo de donde ejerza, su familia y esto, independientemente del grado o la intensidad de la agresión. Los gestos, las palabras o el daño físico sólo son escalas de un mismo hecho.

Las consecuencias de una agresión no sólo son el daño momentáneo o inmediato que puede tener como conclusión hasta la muerte del facultativo, sino el miedo continuo ante un entorno hostil. El asesinato de la médico de familia en Moratalla (Murcia), hace unos años desencadenó que comenzáramos un movimiento profesional para sensibilizar a médicos, sanitarios y ciudadanos del problema que genera esta lacra.

Pueden encontrarse explicaciones, que no motivos, a estos fenómenos de violencia y por ello la OMC constituyó un grupo de estudio que aborda este tema para buscar soluciones, pero en ningún caso, una agresión tiene justificación. La ansiedad del paciente, su locura, la drogadicción, el desencuentro de pareceres pueden ser alguno de los argumentos que encontramos en los estudios retrospectivos que año a año desde esta Organización se investigan.

Leer más...

La Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) ha aprobado que la Validación Periódica de la Colegiación (VPC) será, ask a partir de ahora, universal y exigible, con una cadencia de un año para su entrada en vigor.

La corporación lleva así a la práctica este programa, aprobado también en Asamblea hace ahora 5 años con el que, partiendo de que el acto médico ha de ofrecer la mejor atención al paciente y a la ciudadanía en cada lugar y situación, garantiza a los ciudadanos un modelo de asistencia de calidad contrastada, realizada por profesionales competentes.

La OMC se adelanta así a la Directiva europea de Cualificaciones Profesionales, aprobada en noviembre de pasado año y que hará obligatoria la recertificación de los profesionales de la salud para 2017.

La Validación Periódica de la Colegiación es un proceso que certifica, por periodos de seis años, que la preparación y formación del colegiado supera los requisitos previamente definidos para ejercer como médico. En concreto, certifica la buena praxis, es decir, que el médico no tiene expediente deontológico; acredita que está en aptitud psicofísica idónea para atender a los pacientes; certifica la vida laboral en la empresa en la que trabaja y acredita su Formación Médica Continuada y su Desarrollo Profesional Continuo.

Esta evaluación, de carácter periódico, no tiene carácter punitivo y, en el caso de que un profesional no alcanzase las competencias y requisitos definidos en la Validación Periódica de la Colegiación, el solicitante entrara en un programa de mejora.

La VPC es el único programa en activo que está más próximo a una evaluación del Desarrollo Profesional Continuo, algo que se entiende como un proyecto de carácter individual del médico, enmarcado en el ideario del profesionalismo que tiene sus raíces en el compromiso ético-profesional de mantenerse competente durante toda la vida activa, con objeto de ofrecer una actuación adaptada a las innovaciones científico sanitarias del momento y al sistema sanitario en el que se desenvuelve profesionalmente.

Leer más...

El pasado mes de mayo lanzamos desde la Vocalía de Médicos en Formación y/o Postgrado y la Vocalía de Empleo Precario la Encuesta sobre la Situación Laboral de los Médicos en España, sick el nivel de participación en este primer muestreo ha sido extraordinario, con casi 10.000 encuestas validadas, que nos han dibujado la dramática realidad profesional que sufre el colectivo médico y la precariedad a la que está sometido. Queremos agradecerle el tiempo que nos prestó en aquel momento, su aportación ha sido vital para el desarrollo del estudio.

En este primer estudio, amparado por la Organización Médica Colegial y orquestado por los diferentes Colegios de Médicos Provinciales, hemos observado que el 46,7% de los médicos en activo lo hacen sin una plaza en propiedad en el Sistema Nacional de Salud y que el 26,2% trabaja en esta situación desde hace mas de 10 años. El 41,3% de los médicos trabaja con un contrato inferior a 6 meses y la media de contratos firmados en un año es de 3,78. Que el desempleo tiene un paro sumergido no cifrado del 22,4% y que el 26% de los desempleados lleva más de 6 meses buscando un trabajo.

Queriendo observar la evolución de estos datos en dos periodos separados, y una reafirmación en las conclusiones obtenidas en el primer análisis, hemos querido realizar un segundo muestreo en este año 2014, buscando la máxima participación de la colegiación conseguiremos una mayor representatividad. Un cuestionario online que todos los colegiados recibirán en sus correos electrónicos, de fácil y rápida respuesta, en la que a través de unas breves preguntas obtendremos datos valiosísimos sobre la situación laboral actual existente. Es por ello que le solicitamos que nos dedique una parte de su tiempo para ser partícipe de nuevo en este proyecto.

 

Un cordial saludo y gracias por su tiempo,

Fdo. Presidente del Colegio de Médicos de ZAMORA