La Comisión Europea va a destinar una partida económica de 1,8 millones de euros  para reforzar la coordinación y las operaciones logísticas en marcha para combatir el ébola en la República Democrática del Congo. Además, los fondos tendrán como objetivo el control y la prevención de infecciones, la vigilancia de las entradas y salidas de las áreas afectadas y el apoyo general a los centros de salud primaria en las áreas afectadas

Con este paquete, los fondos destinados a combatir el virus en 2018 ascienden a 3,43 millones. "Desde que fue declarado el actual brote de ébola el 8 de mayo de 2018, la UE ha apoyado inmediatamente los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de las autoridades nacionales para contener la propagación de la enfermedad", ha afirmado, el comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides.
El comisario y coordinador de la UE para el ébola destacó la lección aprendida de los anteriores brotes del virus: "no podemos ser complacientes con el ébola". "No podemos bajar la guardia. Por eso, hoy refuerzo el apoyo de la UE. Los fondos ayudaran a nuestros socios humanitarios y a las autoridades a luchar y contener la propagación", señaló

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) participó en el reciente XII Congreso Internacional de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) donde reivindicó la implantación de la docencia obligatoria de cuidados paliativos durante su formación universitaria

El CEEM estuvo representado en el XII Congreso de la SECPAL por Olga Gómez, estudiante de medicina de la Universidad de Navarra y coordinadora de la Comisión de Educación Médica, quien participó en una mesa redonda bajo el título “La vocación de cuidar en el grado universitario”, en la que también participaron Raquel Sánchez, representante de la Asociación de Española de Estudiantes de Enfermeria (AEEE), Maider Prieto, representante del Colectivo de Estudiantes de Psicología (CEP-PIE), y Antonio Noguera, médico de la Unidad de Paliativos de la Clínica Universidad de Navarra, que actuó de moderador.

Durante la mesa se puso de manifiesto la necesidad de implantar docencia obligatoria de Cuidados Paliativos en la formación de grado en Medicina y en Enfermería, y desde el campo de la Psicología se reivindicó la importancia de incluir los cuidados paliativos dentro de la subespecialidad de Psicología Clínica.

Los adolescentes con malos hábitos de sueño, que realizan poca actividad física, que no desayunan, fuman o consumen cafeína, son más propensos a padecer dolor de cabeza, según se desprende de un reciente estudio realizado por miembros del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN) del Hospital Universitario Vall d'Hebron

La revista Cephalalgia –publicación científica de la Sociedad Internacional de Cefaleas- ha difundido un estudio realizado por miembros del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN) del Hospital Universitario Vall d'Hebron, cuyo objetivo era evaluar la prevalencia del dolor de cabeza entre la población adolescente española. Realizado entre más de 1.500 estudiantes con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años y pertenecientes a varios institutos de Cataluña, el estudio pretendía analizar también los tipos de dolor de cabeza más frecuentes en este grupo de población así como la relación de sus cefaleas con comorbilidades y con el estilo de vida de los adolescentes.

Según se desprende de este estudio, el 30,5% de los adolescentes sufre de dolor de cabeza recurrente, siendo la migraña la cefalea más habitual en este grupo de población (la padece el 11,3% de los entrevistados). Además, casi el 33% de los adolescentes con dolor de cabeza tuvieron al menos un episodio por semana y un poco más de un 44% mostraron algún grado de discapacidad relacionada con sus cefaleas. Sin embargo, más del 73% de los entrevistados que padecen dolor de cabeza no tienen un diagnóstico.

Los Dres. Marcos Gómez Sancho y Rogelio Altisent, miembros del Observatorio de Atención Médica al Final de vida de la Organización Médica Colegial, y Mariano Casado, miembro de la Comisión Central de Deontología participaron en una mesa, que estuvo moderada por el Dr. Jacinto Bátiz, secretario de la Comisión Central de Deontología de la OMC, en la que se trató el moderno abandono en Medicina, la objeción de conciencia y la legislación y ejercicio profesional, em el marco del  XII Congreso Internacional de Cuidados Paliativos de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) que se celebró en Vitoria

El Dr. Gómez Sancho explicó que “el abandono al enfermo puede tomar varias formas en cuidados paliativos” y detalló que “en ocasiones se da cuando damos de alta al enfermo que se le considera desahuciado, sin prever adecuadamente su asistencia domiciliaria, dejando toda su atención en manos de los familiares que, en la mayoría de los casos, no tienen la preparación necesaria para prestarles unos cuidados adecuados”.

Otras veces, “el abandono se produce en el mismo hospital, y en este caso tiene mucho que ver la actitud del personal sanitario en el modo de tratar a algunos enfermos que no pueden curarse”, aseguró.

El XII Congreso Internacional de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), celebrado entre los pasados 7 y 9 de junio en Vitoria bajo el lema “Cuidados Paliativos Con Pasión”, reunió a más de 1.000 asistentes, con congresistas de todas las comunidades autónomas españolas, expertos europeos y de países de Latinoamérica, además de Estados Unidos y Canadá. Todos ellos debatieron durante tres días sobre la situación actual y los avances en este tipo de asistencia, subrayando la necesidad de que los gobiernos garanticen “al cien por cien” la cobertura de los cuidados paliativos como un derecho fundamental de los ciudadanos que debe ser exigido

Al respecto, el presidente de la SECPAL, Dr. Rafael Mota Vargas, afirmó que "los cuidados paliativos son un derecho de todas las personas que debe ser exigido, y los gobiernos deben garantizar su cobertura del 100% con una atención integral bio-psico-social y espiritual por equipos multidisciplinares específicamente formados y acreditados". "En España, más de 75.000 personas mueren cada año sin recibir cuidados de forma especializada, vulnerando lo que nosotros consideramos un derecho fundamental. No se trata de hablar del final de la vida, sino de dar vida a estos pacientes hasta el final", según señaló.